Refugio Calmecatl

Turismo

Refugio Calmecatl está ubicado en Garupamba, cerro andino, ubicado en la provincia del Azuay, al sur del Ecuador (Carretera N° 35). Se encuentra entre las parroquias Las Nieves, del Municipio de Nabón, y Susudel, del Municipio de Oña (79°12’25’’ longitud oeste, 3°21’56” latitud sur) a 70 km de Cuenca, vía a Loja.

El clima oscila entre los 5 y 17 grados centígrados, en una altitud promedio de 3.000 m.s.n.m.

Refugio Calmecatl es un espacio para conocer sobre las plantas del centro, muchas de las cuales son medicinales, los animales del páramo, quienes son indispensables para el equilibrio y la garantía de la biodiversidad; la belleza de las orquídeas enanas que se esconden entre los senderos y el ramaje.

Refugio Calmecatl es una invitación para recordar nuestra relación con la naturaleza y que somos parte de ella. Construir acciones y pensamientos responsables con el planeta, con la red de la vida y con la evolución. Demostrar que otra manera de vivir es posible: una manera más sostenible, más respetuosa de la naturaleza, más amable entre las personas para hacer honor a nuestro origen como especie.

El Refugio Calmecatl es alimentado para su funcionamiento con energía sostenible (solar, mecánica y eólica), siendo un espacio ecológicamente autosuficiente.

Actividades

Senderismo

Adentrarse en la vegetación del páramo, del cerro y del bosque alto andino es una aventura de observación y de encuentro permanente con colores, tamaños, sonidos y belleza profunda.

Fotografía Nocturna

En el sector de Garupamba se puede observar el cielo despejado más de doscientas noches al año, lo que le hace ideal para la fotografía nocturna y la observación astral.

Observación de Aves

La vegetación propia del bosque húmedo montano, del bosque alto andino y del páramo, presenta grandes oportunidades para la observación de un conjunto destacable y diverso de aves.

Infraestructura

Todos los espacios que conforman la infraestructura física de Refugio Calmecatl están hechos con material propio del medio: adobe, teja, madera. En el último año hemos incorporado un nuevo espacio que llamamos “cabañas de cristal”; permiten el regalo de contemplar el bosque, el cielo, las estrellas, los atardeceres y tener una relación más cercana con el entorno. Estas casas son dormitorios privados con todos los servicios incluidos.

Las habitaciones centrales son para uso compartido y cuentan también con todos los servicios. Las camas literas son cómodas y equipadas para el clima frío del páramo

Según el principio de la física cuántica, todo lo que hacemos nos afecta no solo individualmente sino a todo nuestro entorno, por lo tanto, Refugio Calmecatl es un espacio que invita a observarnos y a observar el entorno con detenimiento para que nuestra relación tenga un impacto positivo.

Cada espacio ha sido cuidado para recibir a las personas y cada grupo que llega tiene el compromiso de dejar el lugar tal como lo encontró o mejor, para ello la concentración y la observación son aliados importantes para apoyar este compromiso.

Cada espacio y rincón en el Refugio Calmecatl está diseñado para brindar comodidad, abrigo, relajación y descanso en el entorno frío del páramo andino. Permitir el contacto con la naturaleza para observarla, para aprender de ella, es importante para Calmecatl. Los diferentes espacios tienen vista hacia la montaña, los pajonales y el bosque, así cada persona encuentra su rincón favorito para la lectura, para el silencio o la contemplación.

 

Alimentación

Refugio Calmecatl plantea la alimentación como un elemento fundamental para apoyar los cambios y el proceso de sanación. Construimos menús alimenticios de acuerdo a las situaciones específicas de las personas y/o de los grupos, para que la alimentación aporte en su proceso de fortalecimiento y sanación.

El menú es vegetariano, incorpora ciertos lácteos y huevos. Evitamos alimentos que puedan ser de difícil digestión en la altura (3.000 m.s.n.m). Contamos con el servicio de desayuno, almuerzo y cenas fijas. El desayuno buffet incluye frutas, lácteos, pan integral, miel de caña o de abeja, mermeladas hechas en casa, huevos y eventualmente tamales o bollería local. Muchos de los alimentos que se preparan los producimos en pequeños espacios en medio del bosque; una deliciosa miel de flores del páramo nos regalan las abejas, dependiendo siempre del del clima.

Masajes

La sanación es una decisión personal; preguntarnos sobre el sentido de nuestro paso por esta vida es necesario,  somos producto de un infinito proceso de expansión, nuestro tiempo en el planeta puede ser corto o largo según la perspectiva en la que nos ubiquemos ¿vamos a permitir que nuestros patrones, nuestros imaginarios y nuestros hábitos y emociones resultantes de todos los bloqueos, traumas y dolores vividos, nos detengan en este proceso? Si la respuesta es no, proponemos acciones concretas para la sanación.

Los masajes son un apoyo externo para esta reflexión y proceso de sanación. El bosque hace una parte importante, las caminatas y observación son grandes aliados; el masaje apoya directamente para la purificación y desintoxicación.

Masajes de la memoria afectiva, masaje shiatsu, ejercicios para el estiramiento de la fascia, son algunas actividades adicionales que ofrecemos y que tienen un costo extra dependiendo de la intensidad y el tiempo requerido.

Tecnología limpia

En Calmecatl cada quien se hace responsable por sus desechos. Esta es una invitación estratégica y muy concreta para cambiar nuestros hábitos y nuestra relación con el agua. Si estamos en la casa del agua, el compromiso de toda persona que llega es con ella.

El sistema de baños secos que se utiliza en el Calmecatl, combina la utilidad, el cuidado del agua, la facilidad de limpieza y la estética. Cada baño tiene una vista amplia al paisaje. El sistema es fácilmente replicable, de hecho, se realizan también talleres de educación ambiental, observación y asesoría para la construcción de sistemas similares.

El sistema de saneamiento ambiental es nuestro orgullo: sus grandes ventanales tienen vista hacia el bosque, en el día se puede ver su brillo, en la noche la luna y las estrellas. Cada baño es un mirador perfecto. Los baños nos protegen mientras nos ocupamos de nuestro primer impacto en la montaña.